Andad en amor.

Andad en amor, como Cristo nos amó


Efesios 5:1-2

Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

Andad en amor, como Cristo nos amó. El amor es mucho más que un sentimiento, por eso no se nos ordena que sintamos amor, sino que andemos en amor. Es una forma de ser, un estilo de vida, una cosmovisión, un lente por el cual ves todas las cosas. El problema es que somos EGOISTAS. El contrario al amor no es odio, sino egoísmo, vivir para satisfacernos a nosotros mismos, y esperamos que otros hagan cosas, digan cosas que nos agraden, y si no lo hacen, nos ofendemos.

La respuesta a este problema es CRISTO, amar como Cristo nos amó. Nuestro ejemplo proviene de Cristo, si le conoces, si tienes una relación con El, si vives en constante búsqueda de El, si tratas de hacer Su voluntad, si te sometes a El, si le Amas. Si esto es real para tí, entonces el siguiente paso no es tan complejo, hacemos la pregunta ¿cómo nos amó a nosotros Cristo? SE ENTREGÓ A SI MISMO POR NOSOTROS. Cuando amamos nos entregamos por la otra persona, sin esperar nada a cambio. Les servimos, les perdonamos, no les guardamos rencor, no nos irritamos con ellos, sufrimos, vivimos para entregarnos a ellos.

Pero no solo es entregarnos por ellos, como Cristo lo hizo con nosotros, sino también es amar a las personas, pero como un acto de adoración a Dios. Déjame te explico… la mayoría de veces que nosotros servimos a alguien o amamos a alguien, esperamos que la persona sea recíproca con nosotros, y aquí nos menciona que si nos entregamos por ellos, como Cristo, lo hizo como ofrenda y sacrificio a Dios, en olor fragante. En otras palabras, el recipiente de tu amor no es la fuente de tu amor, sino que Dios es tu fuente, y como estás lleno de El, puedes entregarte incondicionalmente a otros, pero tu razón de entregarte a otros es un sacrificio y una ofrenda a Dios. De esta manera le quitas a la persona que amas, el peso de ser recíproco contigo, lo que esperas, lo esperas de Dios. Te llenas de El, y te entregas a otros.

Si necesitas algún consejo, te invito a escribirme. davidmartinezost@gmail.com


Featured Posts